CIAO Windsurfing

Ciao! Murcia: la crónica

Ciao! Murcia, la segunda etapa de nuestro Circuito Ibérico de Acción en Olas se desarrolló finalmente el último fin de semana de junio. Como suele decirse, sobre la bocina, se pudo realizar esta prueba que ha sido esquiva a las condiciones que todos soñábamos. Y es que era mucha la ilusión y muchas las expectativas  que teníamos en convocar esta etapa con unas condiciones de esas que Calblanque alguna vez nos regala y con las que tanto sueñan los yeclanos… pero finalmente no pudo ser.

Sin embargo, la épica esta vez la pusieron los participantes, quienes están demostrando ser el verdadero músculo de esta joven iniciativa. Desde los organizados alicantinos, pasando por la siempre alegre y presente comitiva almeriense, y llegando a la murcianía, que -esta vez sí- arrulló la prueba con dulzura y cariño, sintiéndola como algo propio, y asistió en masa (siempre hablando en medida windsurfera) bien para ayudar, bien para participar, bien para disfrutar…  O como la mayoría hizo,  para las tres cosas a la vez. Mención especial merece Marcos, quien sigue enseñándonos desde su juventud lo que significa el amor por el windsurf, y quien gracias a su compromiso y a su sacrificio, mantiene a Galicia en la parte alta de la clasificación. Como dicen por ahí, en el afán de surfear la gran ola, hemos generado otra, divertida e imprevista, que está hecha de la gente que ya forma parte de Ciao!

La mañana amanecía despacio, sabedora de que iba a ser una jornada para surfletas de fondo. Mientras, se organizaban los cuadros,  se colocaban banderas y se buscaba una zona donde colocar  a los jueces. El servicio de catering Ciao! Murcia hacía saltar por los aires el mundo de la alta cocina al realizar, a pie de playa, 40 bocadillos sin apenas arena… Y entre éstas y otras fueron llegando los participantes y comenzó el festival en el agua, donde el número de velas era sensiblemente mayor al esperado cualquier otro día con idéntica previsión.
El viento si acudió a la cita y a pesar de ser lo racheado que acostumbra, regaló desde muy temprano intermitentes planeos. La ola, por el contrario, apenas golpeó la costa calblanquiana, aunque alguna serie sorprendió, a intervalos demasiados largos, a algunos afortunados.

No obstante, con más deseo que realidad, se dieron comienzo las primeras eliminatorias, que como siempre traen las primeras sorpresas, máxime en estas condiciones, donde el azar de coger una buena ola frente a la miseria de no enganchar ninguna, decidió más de un duelo. Este hecho, lejos de resultar motivo de discordia, proporcionó un inesperado dinamismo que hizo que más de un pro tuviera que sudar sangre para pasar ronda. Puro espectáculo.

 

Así,  con  estas circunstancias,  es fácil que ganaran todos. Desde los que vieron su nombre en la siguiente parte del cuadro, hasta esos cuatro desgraciadicos  que aún no han pasado ni una puñetérrima ronda en las dos etapas ya celebradas… Y en medio, cientos de surfeadas de todos los estilos y colores, a veces exprimiendo la ola hasta el Surrealismo, otras inventándola con la tenacidad invisible de un niño que sueña con su juguete favorito… Así tuvimos una final en la que se impuso el  marciano Óscar Alcaraz, superando sus propios fantasmas y cumpliendo los temidos pronósticos. El rey, finalmente, tiene su corona. Pablo Stunts González, el surfero de la M40,  confirmó lo que todos ya sabíamos: su estilazo para el surfing, y conquistó la igualmente difícil segunda posición, por delante de otro Pablo más, tercero también en Almería y quien encabeza la clasificación general del circuito. Cerró el cuadro de honor el desaparecido Juanpe Jonás, quien tras permanecer encerrado 40 años el estomago de una pala de pádel, volvió para demostrar que siempre hay que contar con él.

 

Y así se fue deshaciendo lo que tanto tiempo soñamos, con una entrega de premios donde   los sponsors CCILU, Snail Sails y Stunts Shop obsequiaron a los ganadores con suculentos regalos. No quedaba más. Sólo la  sonrisa de los presentes donde se podía  comprobar, sin sombra de duda,  que había sido un gran día de windsurf.

La organización quiere agradecer a los colaboradores, ayudantes, voluntarios y jueces la inmensa y magnífica labor desarrollada ese día. Nada hubiese sido posible sin su fe y su  trabajo. Gracias infinitas. El karma os reserva una gran ola en alguna parte…
Gracias también a los fotógrafos,  Sylvia Hernández, Equipo Stunts, Natha, y Emilio Damia quienes sois testigos de que aquello que contamos no es mentira, o no lo es, en parte… Y gracias a todos aquellos que creen en Ciao! ya sean patrocinadores, amigos, participantes, e incluso hijos, mujeres y suegras.Ciao! Galicia nos espera.
         

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *